Un Secretico…

Llevo más de 6 años con la misma postura,
defendiendo un ideal, peleando contra la censura.
Recibiendo acusaciones que realmente no merezco,
buscando respuesta y solo encontrando pretextos.

Han sido manipulados todos mis pensamientos,
se ha prohibido mi participación en los eventos.
Se me ha expulsado de lugares con serio rigor,
a los cuales no puedo entrar ni como espectador.

Me ponen en la radio con un nombre que no es mío,
bajo estúpidos conceptos me trancan en Pinar del Río.
La gente que trabaja conmigo tiene problemas,
porque trabajar conmigo es estar contra el sistema.

Pero, de qué sistema estamos hablando,
de un experimento que de excremento se está llenando.
Que se vive limpiando con las mierdas del imperio
y que no nos permite la independencia de criterios.

En serio ustedes creen que yo soy eso que dicen,
será mejor que antes de hablar se autoanalicen
y revisen sus archivos y sus propios expedientes
pa’ que puedan entender quién coño son los delincuentes.

Nadie nos da la cara y a la cara luego hablan
de que somos muy vulgares que usamos malas palabras.
Por cada pinga que he dicho he ayudado a 10 muchachos,
que ahora entienden que es mejor amar que andar por ahí borrachos.

Tú acusas mis canciones y nunca te has preguntado
cuáles son las razones que a escribirlas me han impulsado.
Se han equivocado por completo y ahora piensan
que me pueden callar con un sueldo y una empresa.

La Naranja Se Picó no se escribió por gusto,
detrás de esta canción hubo 2 actos injustos.
Tengo que recordárselos, pa’ que, ustedes lo saben,
nos cerraron las puertas y se tragaron las llaves.

Tiene el leopardo un abrigo en su monte seco y pardo
pero es tan seco el leopardo que solo tiene un abrigo.
Con esto quiero decirte que ando a pie y sin dinero
porque para mí la moral de un hombre está primero.

Soy el nieto de Baquero, camino por donde quiera,
no soy guapo, ni capo, ni mato, ni arrebato carteras.
Tengo enemigos pero ando sin guardaespaldas
porque Aldo no solo escribe por las noches y canta.

Tú crees que a estas alturas intento llamar la atención,
que a mí me hace falta promoción bajo la condición
de ponerme a humillar a las mujeres como perras,
por gusto no me tatué en el antebrazo el Rap Es Guerra.

Anja, el Rap Es Guerra.
Nadie sabe bajo las presiones que el artista cubano trabaja.
Nadie, anja

Ellos creyeron que era un juego,
que alguien apagaría el fuego,
que era el final del pozo ciego
y aún de paseo por el mundo de mi realidad los llevo.

Siempre los mato y no me entrego
como una sombra me muevo,
aunque me apunten con el dedo,
parar de hacer justicia con mi poesía no puedo.

googlecd05c800b3d1a841.html Google+