Nunca Está Sola…

Ella nunca está sola,
la siento cerca.

Ella nunca está sola,
viene con la inspiración.
Cuando en mi orilla ya no hay olas,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.

Ella nunca está sola,
viene con la inspiración.
Cuando en mi orilla ya no hay olas,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.

Ella es la presencia que en las noches me acompaña,
quien le pasa el paño a mi cristal cuando se empaña.
La que me escucha el lamento me lo guarda y no me engaña,
simplemente es una estrella fugaz en mis entrañas.

Me da la mano, me habla con su silencio,
yo aunque esté ante Dios, su voz en mi vacío aprecio.
Es una compañía absoluta que da placer
pero no es esa puta que te pudieras coger por un precio.

Uber a tu dirección, entra a tu edificio,
sube la escalera sí, hasta tu habitación.
Se acuesta a tu lado, pone su mano en tu corazón,
te besa el alma y a tus palabras les presta atención.

Es una dama con aroma a viento,
ella ve el sonido y escucha los pensamientos.
No puedo mentirle a ella, ella sabe lo que siento,
es un eclipse sin cielo, que se adueña del momento.

Ella nunca está sola,
siempre tiene compañía de alguien.
Viene con la inspiración, viene con la inspiración, viene.
Cuando en mi orilla ya no hay olas,
cuando en mi orilla ya no hay olas, no,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.
Ella nunca está sola,
nunca está sola, nunca está sola, nunca
viene con la inspiración, viene con la inspiración, viene.
Cuando en mi orilla ya no hay olas,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.

Ella es quién único visita mi palacio,
quien suele llenar de fe cada ausencia de mi espacio.
Bien despacio, más allá de mí, me hace comprender
y encontrar los instintos que estaban extintos en mi ser.

Mi puente, mi escalón, mi bastón, mi amante,
a dónde me volteo está, vive en mis instantes.
Hombro de todo hombre que del tiempo es caminante,
no se ve, pero su presencia es impresionante.

Déjala que baile sola, tan bella,
las estrellas del cielo, dicen que son sus huellas,
a dónde van sus pasos no sé, eso solo sabe ella
yo solo soy un caballero que sigue a su doncella.

Es una dama con aroma a viento
ella ve el sonido y escucha los pensamientos,
no puedo mentirle a ella, ella sabe lo que siento
es un eclipse sin cielo, que se adueña del momento.

Ella nunca está sola,
viene con la inspiración.
Cuando en mi orilla ya no hay olas,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.
Ella nunca está sola,
nunca está sola, nunca está sola, nunca está sola, nunca lo está,
viene con la inspiración, viene con la inspiración, viene.
Cuando en mi orilla ya no hay olas, cuando en mi orilla ya no hay olas, no,
de pronto veo su embarcación remando a mí
y entonces soy de ella sin pensarlo.

googlecd05c800b3d1a841.html Google+