Lulo…

Y cómo hacer para entenderme, tú?
Si yo mismo no me entiendo.
Acaso, me enseñaste a conocerme,
ay yo no sé tú silencio estoy sintiendo.

Lulo, la gente persiguiendo lo que anhela ataca,
por qué razón mi amigo, el odio el alma nos opaca?
ya más de un vampiro quiso clavarme su estaca,
perdí mi tiempo, buscándole escamas a la hurraca.

Yo le pregunto antes de que plano permute,
cómo es posible Señor, que alguien mi dolor disfrute?
He querido un mando pa’ ponerle a muchos un mute,
pero bueno usted no sabe, los árboles no discuten.

Me imagino que entre ustedes no hay disputa alguna,
para todos, un día, un sol, una noche, una luna.
Desde sus raíces hasta el tallo una fortuna
porque todas las plantas tuvieron la misma cuna.

A ver cómo le explico Señor árbol pa’ que entienda?
Puede que con tanto fruto, otro árbol se le ofenda?
Puede ser que un árbol sea más precioso por sus prendas?
Al humano le hace falta un bosque urgente pa’ que aprenda!

A ti no te importa lo que otros árboles dicen,
tampoco tienes que opinar, ni calzar tus raíces.
No tienes horario laboral ni jefe que te pise,
las aves te cantan y los rayos del sol te bendicen.

La Tierra te acepta como eres,
o acaso te discrimina por el color de piel como los seres?Nah
Mamá Naturaleza ninguna planta prefiere
toda semilla que crece merece lo mismo, asere!

A veces la conexión es tanta que he sentido
que a través de ti, encuentro sentido a los sentidos,
cuando hablamos siento que a vientos lejanos voy unido,
es como tu corazón, pero con mis latidos.

Cuántos has visto morir?
Cuánto por aquí han nacido?
Cuántas ramas, cuántas aves, cuántas lluvias , cuántos nidos?
Cuántos como yo pasaron por aquí perdidos?
Y no escucharon tu voz, por tener ciego el oído.

Será que nos conocemos,
que esto no tiene sentido?
quizás estuvimos antes aquí en cuerpos invertidos.
Entre tus sonidos un mensaje mis ojos han leído
que a veces pa’ ser feliz se tiene que haber sufrido.

Coño men! dicen que los árboles no pecan
tú no lloras tanto, yo tengo la mirada seca,
con toda la mierda que el mundo ante mí defeca
te escribiera una canción en cada hoja que se te seca.

googlecd05c800b3d1a841.html Google+