El Virus…

Nuestras mentes están sucias, incluso las de los niños, 
ya no hay nada que hacer. 
Poesía y corazón,
si quieres escucha esto.
 
El virus se propaga, 
la verdad se acaba, 
el amor se apaga 
y la gente no hace nada.
Yo solo quisiera salir de aquí
y terminar donde nadie me encontrara. 

Cuando el dinero ampara, 
mamparas se abren para conocerte mejor,
ser tu amiguito, entrar en guara. 
Es avara la mente del humano en estos tiempos, 
cuando tin tiene tin vale y a chuparlo van corriendo. 

Sigue desapareciendo la vergüenza, 
la tragedia está en cualquier esquina casando su presa. 
Se miente con franqueza, 
se ama con inteligencia, 
se sonríe con tristeza, 
y se odia con delicadeza, 
tú sabes. 

Ya no nos pesa mentir y mentir 
y a costillas de otros vivir y adquirir,
algo que realmente no nos pertenece 
y después irnos a dormir sin que nada de esto nos pese.
 
Siguen los a veces, apareciendo a veces, 
como excusas muchas veces, 
pero me parece, que en nada se parece, el odio al amor, 
sin embargo con los dos se puede mandar a buscar dolor.

Será mejor que mires a tu alrededor 
y que no dejes entrar ese rencor a tu interior.
Que valor cualquiera tiene, 
lo difícil es tener cojones suficientes para un error reconocer.
 
Debes de entender, que no es cuestión de matemáticas, 
ni de gramática, ni de informática, 
es cuestión de mantener la razón con firmeza
y preguntarnos si es de humanos actuar con tanta violencia.

El virus se propaga, 
la verdad se acaba, 
el amor se apaga 
y la gente no hace nada.
Yo solo quisiera salir de aquí
y terminar donde nadie me encontrara.

El virus se propaga, 
la verdad se acaba, 
el amor se apaga 
y la gente no hace nada.
Yo solo quisiera salir de aquí
y terminar donde nadie me encontrara.

Para arrancarle una sonrisa a una hermosa cara, 
hay que saberse chistes en divisa y decir frases caras. 
Porque cuando uno recibe más piropos que un toyota al año 
se cree dios o más que dios y lo que se está haciendo es daño.

Las verdades más grandes se dicen jugando, 
las mentiras más grandes se dicen llorando 
e incluso mirando a los ojos, 
mira tú que confusión
y eso no se quita ni rezando ni usando condón.
 
Que esto siempre está en tu mente presente, 
porque el cerebro no se lava con detergente, 
sino con esperanza. 
Acciones humildes, nobles y sin dobles intenciones, 
son las ilusiones, las que nos mantienen vivos, 
en este cementerio de felicidad y de amigos 
que por cierto tengo pocos, pero los apoyaré 
y nadie me les hace daño, los años dirán por qué.
 
Hoy transito por lo más céntrico de mi ciudad, 
despacio, robándole espacio a su suciedad 
con mi tranquilidad y con los 40 kilos en metros, 
para ahorrarme unos kilómetros de paisaje retro.
 
En retroceso vamos y no nos damos cuenta 
que el odio está en el podio dirigiendo nuestra orquesta. 
Estamos enfermos, vamos a reconocerlo, 
llegó el invierno al infierno, el sufrimiento será eterno. 

El virus se propaga, 
la verdad se acaba, 
el amor se apaga 
y la gente no hace nada.
Yo solo quisiera salir de aquí
y terminar donde nadie me encontrara.

El virus se propaga, 
la verdad se acaba, 
el amor se apaga 
y la gente no hace nada.
Yo solo quisiera salir de aquí
y terminar donde nadie me encontrara.

googlecd05c800b3d1a841.html Google+