Despierta…

La vida es un cuento de hadas con estrellas en el lodo,
un día lo tienes todo y al otro no tienes nada.
A veces te pone el alma entre la pared y la espada
tú decides levantarla o dejarla abandonada.

Te sorprenden emboscadas que te destrozan el cerco,
te devora el rencor y el dolor te convierte en terco.
Crees que lo perdiste todo, que no hay solución alguna
hasta que paras la mentira mirando fijo a la luna.

La desilución es oportuna para estar en paz
ya verás que un día lo que te pasó agradecerás.
Porque toda la maldad, la traición y la mala suerte
fue una trampa del destino para hacerte un ser más fuerte.

El valor existe aunque no tenga color,
resiste y lucha con agallas, revive tu honor.
Que mientras unos trabajan y otros gozan el confort
tu disfrutarás de un estado espiritual superior.

Busca tu propio reino, tu reina y tu riqueza,
será un principito honrado o quizás una princesa,
cuídalos, protégelos, aléjalos del odio,
para que sientan orgullo al finalizar tu episodio.

Cero explicaciones, cero participación a aquellos
que no entiendan que tu vida merece un planeta bello.
Control, determinación, pasión y un paso al frente
cuando un come mierda humillar tu familia intente.

No te sientes, levanta tu espíritu del miedo
cágate en el ego, ponle huevo, pruébate en el fuego,
no le temas a la vida que a pesar de los enredos,
tú puedes decir yo puedo y voy a ser un hombre nuevo.

Y quién no pasó por malos momentos,
a quién la alegría no se le convirtió en un sufrimiento.
Atento, cuidado con las mierdas que te dicen,
pa’ crecer como un bambú, primero hay que echar raíces.

Todos somos semillas, la tierra nos ve crecer,
las tormentas con sus vientos nos tienden a mover,
al principio te cuestionas pero más tarde agradeces
el sitio en el que te puso una y mil veces.

No reces, los peces, no se duplican solo solo tú estás listo
para ser tu propio guía, tu mundo y tu jesucristo.
La vida es pa’ vivirla, no pa’ destruírla asere,
tienes que pararte y luchar por aquello que quieres.

Despierta, suéltate de falsas ataduras,
aléjate de todo aunque la soledad se muestre dura.
Solo tú puedes cambiar la realidad de tu aventura,
toda enfermedad del alma con calma encuentra su cura.

Despierta, el futuro de tu cría asegura,
pide pa’ los tuyos luz cuando la vida sea oscura.
Deja que el amor solito cabalgue por tus llanuras,
perdona si es necesario y dale las gracias a la pura.

Si me ponen a prueba yo no voy a ser de los suspensos,
yo tengo el valor de lo que pienso.
Vengo de una isla pequeñita pero con un corazón inmenso,
yo tengo el valor de lo que pienso.

Si me atacan sin razón no voy a quedarme indefenso,
yo tengo el valor de lo que pienso.
Guapo como el Titán, no hay final que valga, este es el comienzo.
Yo tengo el valor de lo que pienso,

googlecd05c800b3d1a841.html Google+